Proyectos > Arquitectura

Family Chicken

Tipología
Local de comida rápida

Año
2008 - 2009

Proyecto arquitectónico
Lena de la Torre Cárdenas
Oscar Fdo. Mendoza Lozano

Colaboradores
Spencer Martínez
Raúl Cavazos

Ubicación
Guadalupe, NL, México



El programa

Un grupo de socios requería el diseño de imagen comercial y corporativa, así como el diseño arquitectónico que diera identidad a la cadena de restaurantes de comida rápida por lanzar.

El reto que se plantearon fue el desarrollo de una marca franquicia con la mejor experiencia y calidad para el cliente, y a la vez la máxima economía para futuros accionistas y franquiciatarios. Arquitectónicamente, esto se traduciría en el diseño de un edificio distintivo y replicable en diferentes contextos y en terrenos con diversas configuraciones. El estudio de capacidades de área de comensales, de almacenaje y área de cocina (incluyendo áreas para asado tradicional y a la leña, y rostizado de pollos, así como el concepto de preparación de tortillas y salsas a la vista del cliente) se revisó exhaustivamente con el equipo de trabajo y el cliente.

El contexto

Family Chicken ofrece comida de gran calidad a bajos costos, buscando consolidarse como una alternativa de comida rápida para los sectores socioeconómicos bajo y medio bajo.

Como parte de la estrategia comercial de reducción de costos, el terreno seleccionado se encuentra en la avenida Pablo Livas, en el municipio de Guadalupe, Nuevo León, con bajo índice de renta.

Se trata de una avenida de gran afluencia y visibilidad, con hasta ocho carriles de tránsito vehicular en dos sentidos, incluyendo carriles exclusivos de tránsito de transporte colectivo urbano y TransMetro. También cuenta con alta intensidad de flujo peatonal, en recorridos tanto a lo largo de la avenida por motivos comerciales, laborales o de conexión hacia la ciudad de Monterrey, así como recorridos transversales hacia las zonas habitacionales adyacentes.

A excepción de la calidad en diseño y construcción de las estaciones del sistema TransMetro en el eje de la avenida Pablo Livas, el contexto arquitectónico es deficiente, poco articulado, y en algunas zonas incluso caótico.

El terreno específico seleccionado para ubicar el edificio cuenta con la cercanía estratégica de una tienda de conveniencia a un costado, y una escuela secundaria y preparatoria en el lado opuesto, incrementando la probabilidad de contar con una clientela recurrente y constante.

El concepto

Los retos del proyecto estribaban principalmente en tres adjetivos que los inversionistas del restaurant mencionaban como prioritarios en la imagen mental del visitante al ver el edificio: mexicano, económico, saludable.

¿Mexicano? ¿Qué es lo mexicano? ¿Mexicano de donde? ¿Del centro de México, del sureste, del Norte, de la costa, del altiplano? El concepto es muy complejo y muy amplio, por lo que se trabajó con el cliente qué aspectos de la tradición constructiva y decorativa de México podrían incorporarse a la franquicia, optándose por la sencillez constructiva del noreste (aspecto que redundaría también en una menor complejidad constructiva y por lo tanto un menor costo de construcción), combinada con el color característico de la arquitectura vernácula del centro y sur del país, de manera que fuera comercialmente visible, identificable y llamativo. Algunos motivos decorativos se basarían en la talavera mexicana y representados de manera eficiente, como por ejemplo, vinil decorativo o serigrafía en vidrios o muros interiores.

El marco distintivo a la entrada del terreno maximiza la visibilidad del local sin incrementar la superficie de construcción, y se constituye como uno de los elementos visuales característicos de la franquicia.

La idea de la economía debía ser clara tanto para el paseante (un cliente en potencia, que debiera sentirse invitado a pasar) como para el futuro inversionista. Así, los materiales prefabricados presentaron una manera rápida y eficiente de levantar el local, comparada con los métodos constructivos tradicionales, prácticamente al mismo precio. La clave de la economía constructiva fue el diseño estructural y diseño arquitectónico simultáneo, elaborado por LGZ.

La noción saludable en que hicieron énfasis en el diseño del menú debía reflejarse también en calidad, claridad y limpieza en el entorno físico del restaurant. Equipos de cocina, equipos de refrigeración, extracción y climatización fueron especificados para un funcionamiento más sustentable del restaurante. También el diseño de jardinería y áreas de juego, así como áreas permeables en la zona de estacionamiento se especificaron para mejorar la percepción de microclima en el visitante, y mejorar la imagen de la zona a nivel urbano.



Imágenes


Vista exterior
Proceso de construcción. Vista principal.

Perspectiva
Vista interior del comedor.

Perspectiva
Vista interior de comedor y mostrador.

Perspectiva
Vista interior del comedor a través de cristales serigrafiados.